Somos Pizzi y Cato y hemos ayudado a escribir un libro muy chulo y musical, para niños a partir de 7 años: se titula "LAS CUERDAS"

En el libro, Contrabajo, Chelo, Viola y Violín te cuentan cómo son, de dónde vienen, como suenan y mucho más. Nosotros te enseñamos cómo se cuidan, dónde tienen el alma, quién las cura... buscamos un tesoro... y hacemos este blog.

sábado

Las partes de la Viola

 
 

Ilustración: Núria Rodíiguez  (clica en la imagen para ampliar)

 

Viola ha venido a merendar y  a posar con su arco para que Núria los dibuje y Pizzi, que tiene mejor letra, escriba y señale con flechas todas las partes con sus nombres.
Y mientras Viola posa, Cato, entre pastelito y pastelito, nos da la tabarra para que le dejemos participar.

- Está bien, Cato, cuéntanos a tu manera, loquita y poética, cómo son nuestras amigas Las Cuerdas.
- ¡Gracias, Pizzi! Allá voy...Esspera, que tengo la fooca lleeena. Ya.
 
Los instrumentos de cuerda frotada son elegantes, de cuello largo y cabeza en forma de caracol, con orejas en las que se sujetan y afinan las cuerdas.
 
Su cuerpo tiene curvas marcadas. Y es, en ese cuerpo recurveado, donde el sonido que producen las cuerdas entra, vibra y sale por las aberturas que tienen a los lados y que se llaman efes.


- ¿Y quién frota a Las Cuerdas?, Cato.

- Pues, el arco. Ese tipo flacucho que siempre va con ellas. Y que las frota con las cerdas, que no son las novias de los tres cerditos, sino una ristra de pelillos  de crin de caballo que se les caen de tanto frotar.
- ¿Sabías, Cato, que si un arco tiene menos de 150 cerdas, es un arco calvo que necesita un trasplante? 

Y Cato se va a contarle las cerdas al arco de Viola que se parte de la risa, porque le hace cosquillas.
- Tienes 151 cerdas. Estás a un pelo del trasplante, colega. ¿Qué te parece mi participación en este post, Pizzi?
- Me gusta, tu manera de contarlo, Cato. Puede ayudar a los niños a recordar mejor las partes de Las Cuerdas.
- Y si las tienen que llevar al lutier cuando estén pachuchas, pueden contarle los síntomas a tu manera o a la mía:
  
“Señor lutier, a mi viola se le afloja una clavija" O "doctor, mi viola tiene una oreja a la virulé”  ja, ja, ja.

2 comentarios:

Tesa Medina dijo...

Hola ¿cómo os va?

Pizzi me dice que lo mejor es que miréis la preciosa lámina que ha dibujado Núria, y así aprenderéis cómo se llama de verdad cada parte de la Viola, y del resto de "Las Cuerdas".

Y luego, os podéis divertir poniéndole nombres a esas mismas partes al estilo Cato.

No nos hemos olvidado de las pistas del Tesoro, pero hoy Pizzi y Cato querían jugar a profes, que se le va hacer.

Muchos besos,

ñOCO Le bOLO dijo...


· Hola. Nos va bien... ¿comparando con quién?
El día en que sea mayor voy a echar mucho en falta tus cuentos para niños.
Jo, la de partes que tiene una viola. Bueno, el violón, por mayor que sea no tiene más, excepto que está más lleno de aire.

· BPdMyN

CR··· & ···LMA
________________________________
·