Somos Pizzi y Cato y hemos ayudado a escribir un libro muy chulo y musical, para niños a partir de 7 años: se titula "LAS CUERDAS"

En el libro, Contrabajo, Chelo, Viola y Violín te cuentan cómo son, de dónde vienen, como suenan y mucho más. Nosotros te enseñamos cómo se cuidan, dónde tienen el alma, quién las cura... buscamos un tesoro... y hacemos este blog.

miércoles

En busca del tesoro: Pista 1. El pirata Spiccato


Ilustración Núria Rodríguez
 
Cuando acabamos de escribir el libro “Las Cuerdas”,  el  Violín nos invitó a comer. Antes de irse al Concierto, nos dijo con una risita sospechosa:
 
-        Os dejo el postre en el cofre del Tesoro. Seguro que os va a gustar.
 
-        Qué original – comentó  Cato, pastelitos en un cofre.
 
Pero, cuando abrimos el cofre del Tesoro, no encontramos los dulces que esperábamos, sino un pergamino con una nota sujeta con la pata de un cangrejo que decía:

 
¡Oh, no, Pizzi, me dan mucho miedo los piratas! Prefiero los pastelitos.
 
Cato temblaba. Tanto, que lo tuve que ayudar a agarrarse al caballito de mar que nos saco de las profundidades y nos dejó en la playa.
 
Ya fuera del agua, oímos una risa de ultratumba que nos puso las orejas mirando para atrás, seguida de una melodía de chelo y piano que nos dejó clavados en la playa, como sombrillas en verano.  

Pensé que la música era preciosa, pero también inquietante… las primeras notas nos habían hipnotizado.
 
No sabemos de dónde salió aquel enorme pulpo con un 1 tatuado en su cabezota. Por señas nos dijo que lo siguiéramos. Sin protestar, fuimos detrás de él hasta toparnos con un barco pirata.  
 

Ilustración Núria Rodríguez

El pulpo nos subió a cubierta sin esfuerzo. Y con sus ocho patas nos ayudó a ponernos los chalecos salvavidas. Antes de desaparecer, hizo una reverencia para que viéramos bien su número 1 tatuado. Nos quedamos solos.
 
-      Pizzi, no hay tripulación. ¡Es un barco fantasma!

-      No tengas miedo, Cato- le dije, intentando que no me temblara la voz. ¿Te imaginas que encontramos un Tesoro? Eso sí que sería una aventura.
 

-        Ay, Pizzi, que no tengo el cuerpo para aventuras… Es todo tan raro… ¿Qué vamos a hacer?
 
-        Está claro, hermanito, encontrar las pistas y  ya veremos a dónde nos conducen.  El 1 de la cabeza del pulpo es la primera pista…

-        ¿Y la música?
 
-        ¿La  música nos lleva a la pista, o la pista nos lleva a la música? Deberíamos pensar un poco.
 
Cerramos los ojos. La música seguía sonando. Y hasta nos marcamos unos pasitos de baile para relajarnos. Cuando acabó la melodía, nos sentamos en la popa del barco esperando una señal.
 
Un escalofrío recorrió mi espalda. Y ¿si no había pistas… y si el barco se hundía… y si regresaban los piratas…?  (Continuará)
 
 
Nota: Os recomendamos leer primero la crónica. Luego, escuchar la pista 1 del CD e imaginar todo lo que os contamos y así sentir como nosotros los sustos y las emociones de esta aventura musical.

3 comentarios:

Tesa Medina dijo...

Pizzi y Cato me han llevado de cabeza entre hacer algunos cambios en su blog y la publicación de la primera pista de "En busca del Tesoro"

Pizzi me iba dictando la crónica y Cato metiendo baza y dando su versión de los hechos.

Por fin se han puesto de acuerdo. Esperamos que os guste.

Si queréis saber cómo acaba esta historia tendréis que leeros las 8 pistas restantes.

Mis ratoncillos preferidos os envían muchos besos y os dan las gracias por visitar us blog.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Tengo Tesa un problema Tesa. Dices que es para niños a partir de los siete años. ¿Y para los que no llegamos a esa edad?
Aún así, soy transgresor. seguiré las pistas.

· BPdMyN

CR· & ·LMA
________________________________
·

Tesa Medina dijo...

ÑOCO: nos gustan mucho los transgresores.

Da igual la edad que tengas mientras sientas curiosidad y tengas ritmo en el corazón.

Gracias por ser nuestro fiel seguidor, al menos el que se atreve a dejar sus comentarios.

Muchos besos,